El consultorio del Dr. Jara (VIII Edición)

martes, 24 de febrero de 2009

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, panda de gilipollas. Es el Dr. Jara, una vez más, resuelto a perder el tiempo contestando mierdas. Así de paso le doy un poco de vidilla al blog, que esta más muerto que la abuela del Betis y Santiago Carrillo juntos y retozando en un bosque encantado con duendes, enanos y mujeres inteligentes.

Al tema putas:

Justo: “¿Porqué si en algunas especies de arácnidos como las viudas negras, la hembra se come al macho después del coito, en la especie humana sucede al revés, o sea que te comen antes de realizar el coito?”

Pues por que la hembra de la especie humana necesita un aliciente para dejarse rellenar. En la mayoría de los animales, el macho debe realizar una danza de cortejo, y en algunas clases de insectos el macho debe cazar una presa y regalársela a una hembra para que ella se la coma antes de iniciar la relación sexual (esto es lo que aprendo en clase, tócate los cojones).
En el Homo sapiens, no sólo tenemos que estar borrachos y en ocasiones drogados para bailar lo suficientemente bien como para atraer a alguna mujer igual de borracha, si no que además debemos seguir el ritual de la felación, es decir, que la hembra se sienta superior durante unos minutos mientras ingiere un apéndice del macho. Después, lo pertinente es comenzar el coito, aunque si la hembra se comporta de manera demasiado soberbia durante la “comida” puede llevarse una grata y viscosa sorpresa.


Justo: “¿De dónde y porqué se utiliza la expresión “poner los cuernos” cuando uno es infiel a su pareja?”

Esta la voy a contestar bien por que merece la pena. Durante la Baja Edad Media, la mayor parte de Europa estaba controlada por vikingos y pueblos nórdicos. Como ya sabréis, en esa época, cuando un campesino se casaba, su señor tenia el “primae noctis” o derecho de pernada, por el cual era totalmente licito desvirgar a la doncella antes que el marido. No creo que les hiciera mucha gracia a los pobres hombres.
Pues bien, esa tradición, como digo, viene de tiempos vikingos, en los que el terrateniente tenia el derecho de consumar con cualquier mujer de su comarca en cualquier momento, sin importar si estaba casada o no. Entonces, al escoger moza, el déspota se la llevaba a su cabaña de paja y colgaba una cornamenta de alce o un casco de guerra en el pomo de la puerta (igual que ahora colgamos corbatas para presumir, aunque dentro estemos solos matándonos a pajas). Después, el marido de la mujer podía decir, todo orgulloso, “me han puesto la cornamenta” o “soy un cornudo”. Al parecer debía ser todo un privilegio.

"¿Me deja a mí un rato, señor?"


Justo: “¿Porqué repite más la morcilla y el ajo que la mayoría de los otros alimentos por muy fuertes que sean?”

La morcilla y el ajo son alimentos de primera necesidad que aportan una gran cantidad calórica y energética a aquel que lo come. Es por ello que, después de una copiosa comida donde abundan estos dos productos, al entablar conversación con alguien que no ha participado en el ágape, nuestro estomago tiene la solidaria costumbre de compartir parte de la comida ingerida con los contertulios en forma de gas o eructo. La reacción normal del dialogante que percibe su olor es de enorme agradecimiento, siendo tan bonito e importante el presente que en ocasiones se llega a rechazar por no poder aceptar semejante regalo (“¡¡Por favor, pero ya esta bien joder!!”). Por tanto, eructar es propio de gente honrada, exquisita y benevolente; y es bien sabido que ilustres personas como Gandhi, Teresa de Calcuta y Hitler lo hacen.


Justo: “¿Porqué una cosa buena es cojonuda y una mala es un coñazo?”

Los hombres tenemos la costumbre de divertirnos lanzando eructos, sonorosisimas ventosidades de horroroso hedor, pegando berridos y bebiendo compulsivamente. Por eso cuando algo es divertido o bueno es llamado “cojonudo”, en relación con el aparato genital masculino. Por el contrario, las mujeres acostumbran a cacarear como gallinas ponedoras cuando aparece el duque en televisión, cotillear en las peluquerías del barrio y menstruar. Es por ello que cuando algo es aburrido (o sangrante), es un coñazo, relativo al aparato genital femenino. ¡Así de simple!


Michi: “Oye Jara, ¿tú te lavas todo el cuerpo con champú?”

Creo que esta bastante claro que no. Yo me enjabono mi escultural cuerpo con crecepelo marca “Floyd”, la misma marca que pertenece a “Barón Dandy”. Gracias a años de su uso puedo disfrutar de una suave piel... precedida por toneladas de vello corporal, algo que a las mujeres les encanta (muchas me lo dicen, y las que no me lo dicen es que son muy tímidas). De todas formas, debo decir que he conocido a alguna mujer con mas pelo que yo.

Castaño: “¿Por qué la mierda tiene color de mierda y no tiene colorines como el arcoiris?”

He intentado cambiar el color de mis deposiciones comiendo verduras, frutas, pintalabios, ceras y acuarelas de distintos colores, pero lo único que he conseguido es una indigestión con su consiguiente ingreso en el hospital mas cercano. También intente cambiar su olor mediante la ingestión compulsiva de ambientadores, con el mismo resultado. Mi conclusión es que nuestra comida se desvanece en el estomago; y que tenemos una glándula fecal en el intestino que cada cierto tiempo segrega una cierta cantidad de mierda. La textura, composición y firmeza de la misma es un completo azar, no tiene nada que ver si la noche antes te has metido siete jarras de calimocho. Pero el color es siempre color de mierda.

...Excepto en el caso de los gays, que debido a su enfermedad sus cagadas son fluorescentes.


Pues nada gentuza, hasta aquí el consultorio de hoy. Espero que lo hayáis pasado bien, y si no pues os jodéis, que no obligo a nadie a leerlo.

Morid.


Si Dios lo sabe, Jara también.

2 comentarios:

TIMBALETIS dijo...

cojonudo dasputen!
si señor!pero la ostia!maravilloso!
me encantan tus respuestas generosamente benevolente con las mujeres...jajajaja!jajajaja!demasiado grande!
un abrazo de tu amigo pajas

Jarno Trulli Castaño dijo...

jajajjajaaj
ajajajajaaj
ajajajajajajajaaj
ajajajajajajajaajajaj
ajajajajaj
ES LA POLLAAAA LO MEJORRR