Miscelaneus Israel.

martes, 19 de mayo de 2009

Buenas noches estimados amigos (Mono, tu también)

Ante todo, dar mi mas sincera enhorabuena a nuestro querido amigo Fco. Javier por la magnífica entrada anterior. Me ha encantado el spot.

Seguidamente, me gustaría disculparme, pues hacía bastante que no escribía en nuestro maravilloso blog, pero tampoco tenía cosas que comentar que estuvieran a la altura de nuestro magno sitio.

Hoy sin embargo, me gustaría comentaros algo que realmente merece la pena. Se que a algunos de vosotros no os dejará indiferentes y a los que os deje indiferentes, lo siento, pero de verdad que merece la pena.

Hace ya bastante tiempo, vi una película titulada "Los Dioses deben de estar Locos". Por aquel entonces y debido a mi pequeña edad, no comprendía el trasfondo de la película, sin embargo hoy, siendo como soy un hombre "adulto" y con un coeficiente intelectual "dentro de la media" he descubierto ese trasfondo y me ha dado bastante que pensar.

Como nos hemos complicado la vida señores, que fácil lo teníamos todo en nuestro planeta, cuan fácil parecía la vida y, sin embargo, hemos querido adaptarla a nuestras necesidades y lo que hemos conseguido ha sido que ahora nosotros nos tenemos que adaptar a las adaptaciones que nosotros mismos creamos para vivir mejor.

Tenemos que estudiar, madrugar, ganar unos papeles que nosotros creamos para comprar la comida que desde un principio fue gratis. Tenemos que vestirnos con unas prendas para tener una buena posición en una sociedad que antes no era necesaria. Tenemos que vivir acordes a unos tiempos, a unas pautas, a unas directrices que nosotros mismos creamos. Que fácil era todo y como lo hemos complicado. Comida bebida y descanso es todo cuanto necesitamos.

Todo esto para que? Para encontrar la felicidad, la hemos buscado tanto que ahora no sabemos donde encontrarla, hemos hecho un gran recorrido que al final ha supuesto un rodeo, nos hemos ido por las ramas cuando en realidad la felicidad estaba en la semilla de la planta, al principio de nuestro camino, al principio de nuestra vida. Mi conclusión es que la felicidad esta donde tu quieras que este, donde menos te la esperas, no hay que dar vueltas para encontrarla, puede que este debajo de tu almohada, en tu armario o simplemente en unas cañas con tus amigos.

Espero no haberos dado mucho la chapa y que entendáis todo con el video.

Un abrazo a todos, amigos.

2 comentarios:

fekin dijo...

Una reflexión excelente y cargada de razón. Gracias Isra.

TIMBALETIS dijo...

Israel, gracias!!!!
seguro q los mandingas esos estan todo el dia dandole al manubrio y detras de gacelas!!!!