Yo, racista.

martes, 13 de octubre de 2009

Ayer por la noche, no se por qué, pero reflexioné sobre algo que quisiera compartir con vosotros ya que hace bastante que no reflexiono en este nuestro blog. Espero que la foto de Pilar Rubio no obnubile mis pensamientos:

Estamos en un mundo en el que el racismo tal y como lo conocemos hoy día está condenado y rechazado por una buena parte de la población mundial. Sin embargo, a mi manera de ver, existe otra vertiente de racismo notoriamente mas peligrosa que pasa desapercibida por esa misma buena parte de la población mundial. Me refiero a ese racismo que cursa con la piedad cuando no hay piadoso, con la clemencia cuando no hay condena. Quiero decir, simple y llanamente, la pena que siente mucha gente cuando ve a una persona de otro color o religión y dice tan ricamente: "Pobre negro..." Aprendamos a ver que todos somos iguales ante la ley, Dios y el que está a tu lado en el autobús. Condena para todos y derechos para todos.

Estamos acostumbrados a dar derechos a quien no los necesita o simplemente porque "da pena" ante los demás. He llegado a esta conclusión ya que me he dado cuenta de que el coloso Estados Unidos podrá ser el país mas desarrollado de esta esfera ínfima perteneciente al universo que llamamos mundo, pero estoy seguro que es el mas racista del universo entero ¿Por qué? La respuesta es clara amiguitos: Porque se ha armado ese revuelo cuando un negro ha salido presidente. Presidente puede ser cualquier persona preparada para ello, ya se judío, negro o amarillo con el pelo rosa. Dicen: " Claro, pero es que en nuestro país se persiguió a los negros durante décadas y ver ahora un negro presidente es todo un hito histórico". NO, estáis siendo racistas solo rememorando esa época.

En definitiva, para no daros mas la brasa, me gustaría acabar mi reflexión con una pregunta cuya respuesta a mi me parece clara. Con ella creo que demostrarmos que somos racistas de la segunda vertiente, de esa camuflada, pero letal para la sociedad mundial:

¿Hubiera ganado McCain el nobel de la paz si hubiera accedido a la Casa Blanca?

MI RESPUESTA ES: NO, ES BLANCO.


Israel Pérez Fuentes.