Los timbaletti hacen deporte

domingo, 28 de diciembre de 2008

MI PRIMERA SAN SILVESTRE
Desde la Calle Volta, Michi, cuenta sus penalidades al llegar a la meta, tras una jodida prueba (9 kms parecen pocos pero ostias) todo parecia divertido al ver a gente disfrazada de Tortugas Ninja, de Michael Pelphs y de butaneros, pero al llegar al Puente Romano el flato era considerable y considere q Fco tirara pa'lante a su ritmo, el duro camino y ver como un paralitico te adelantaba como un Ferrari hunden a cualquiera pero las cuestas abajo daban la vida a las piernas, al llegar al Paseo San Antonio me dio la GILIPOYEZ de hacer un sprint de 200 metros y tuvo cosecuencias:

  1. Adelante a un puñado de personas
  2. Note temblores...
  3. ...y la eche, Hugo tambien corrió la San Silvestre!!!!!
Es una aventura pero el dorsal 3160 de la San Silvestre de Salamanca en estos momentos esta mas jodido que los de Autswich, que lo sepais, el deporte no es salud es un engaño de las marcas deportivas para hacer negocio.

Miguel Vergas Godrigguez
Asi fue mi carrera y ahora me desmayaré


HISTORIA DEL DORSAL 3161

Alegres y motivados para disputar la prueba llegamos michi y yo (dorsal 3161) al paseo San Antonio donde nos reunimos con un veterano de la competición, el Mono, que gracias a la presencia elevada de alcohol en sangre animaba a la gente con una pandereta. Después de prepararnos para la carrera, nos situamos en la parrilla de salida, ligeramente petada de personas, y empezamos a correr, a ritmo suave para entrar en calor.
Al mono lo perdimos en el primer semáforo en rojo porque su sentido cívico le impide hacer el mal y saltarse semáforos, asique michi y yo seguimos hombro con hombro devorando kilometros, 2 concretamente, pero al cruzar el puente romano continue sólo, pues es mejor ir cada uno al ritmo que buenamente pueda.
Así llegué asfixiado a la estación de autobuses y me prepare para el siguiente repecho hacia el obelisco donde había mucho publico aplaudiendo y me animo a subir esa pedazo de cuesta, adelante a varias personas y me di cuenta que no aplaudian a la muchedumbre que se esforzaba si no, que vitoreaban a uno solo, un tio que iba en silla de ruedas, ahi no podía con sus cojones pero en la avenida portugal me pasó a 50 km por hora el muy mamon y encima era a él al que tb aplaudian bajando...indignante.
Al final, con la meta en el horizonte decidí forzar la máquina para mejorar un poco la clasificación pero lo más importante es llegar porque a mi me van a dar lo mismo que al individuo que hizo los 9 km nadando disfrazado de Michael Phelps o incluso menos, xk ese puede ganar el concurso de disfraces.

A grandes rasgos eso ha sido todo, ke si me enrollo va a parecer esto un libro de Ken Follet.
Os kiere, el dorsal 3161





1 comentarios:

Jarno Trulli Castaño dijo...

JA
JA
AJ
ME DAAAAA
VIVA LOS TIMBALETTIS!!
jaja
aja
aj